“Tú puedes vivir tu sueño”

“Tú puedes vivir tu sueño”

  “Un sábado cualquiera” No sé qué decir en realidad…   Unas horas para una de las mayores batallas de nuestras vidas deportivas. Minuto a minuto, kilómetro a kilómetro… hasta el final. Ahora estamos en el infierno campeon@s, creedme. Y… o nos quedamos aquí, inmóviles, o luchamos por volver a la luz. Podemos salir del infierno, kilómetro a kilómetro. Yo no puedo hacerlo por vosotr@s, pero miro alrededor y veo esas caras de emoción y pienso. Pienso… que en la vida hay cosas que se van. Eso es parte de la vida, pero sólo lo aprendes cuando empiezas a perder esas cosas. Descubres que esta vida es cuestión de kilómetros.  Cinco kilómetros más y no llegas, medio minuto más lento y no pasas el corte. Los kilómetros que necesitamos están a nuestro alrededor… están en cada momento del camino, en cada minuto, en cada segundo… En este grupo luchamos por ese camino, en este grupo nos dejamos el pellejo nosotros y cada uno de los demás por ese kilómetro que se gana, porque sabemos que si sumamos uno tras otro podemos marcar la puta diferencia entre ganar o perder, entre vivir o morir… Os diré una cosa: en cada lucha, aquel que va a muerte, es el que gana ese camino… y sé, que si queda vida en mí es porque aún quiero luchar y morir por cada kilómetro, porque vivir consiste en eso, en los 115 (MIUT/CSP) o los 63 (MIM) kilómetros frente a vuestras caras. Yo no puedo convenceros de que lo hagáis, tenéis que miraros al espejo. ¡Miradle a los ojos! Creo que vais a ver a un tí@ dispuesto a...