No sólo 42.195 metros

No sólo 42.195 metros

¿Cuánto cabe en 42 kilómetros y 195 metros? ¿Cuánto vale una ilusión? Y dime… ¿Cuánto cuesta? Llevo ya mucho tiempo compartiendo entradas y me resulta complicado no reiterarme. Tenía previsto hablar de unos peludos amigos que nos acompañan felices, y sin pedir nada a cambio en nuestros entrenamientos, pero lo reservo para la próxima puesto que me he dado cuenta que la entrada de hoy debía orientarla a intentar motivar (aunque me parece que las ganas os sobran) a todos esos que el domingo correrán en alguna de las dos pruebas de Maratón que tendrán lugar en la provincia ( y para todos los que quieran sentirse identificados, corran o no, por supuesto). Dos citas grandes. Asfalto y montaña. Dos escenarios diferentes. Castellón y la Sierra de Espadán. Cuántas ilusiones encerradas y a la vez liberadas en una distancia (simbólica, no nos vamos a poner tiquismiquis con los metros exactos).   Podría hincharme a poner frases motivadoras o sentencias de ánimo pero esto ya lo hemos hecho muchas veces así que (aparte de hacerlo, porque al final nos mola), quería hablar de forma muy personal, para poder sentir más lo que quiero decir. Personalmente últimamente no me ha ido muy bien en el plano competitivo. Soy una amateur total, pero, una amateur que, como en todo en la vida, intenta poner la máxima ilusión posible. Desde que empecé en lo de correr me enamoré por completo. De la montaña por lo que es obvio y del asfalto por la increíble sensación que experimento cuando me encuentro bien y veo que puedo moverme rápido y disfrutar-sufriendo (una paradoja que sólo nosotros...