Derrotando límites, ganando al miedo

Derrotando límites, ganando al miedo

  “No son excusa tus límites si nunca los has explorado”.   Últimamente estaba dándole vueltas a este tema. En su artículo “Habilidades para la vida”, Inmaculada  Montoya, de entre las aptitudes indispensables para que los jóvenes adquieran la capacidad de elegir “estilos de vida saludables según la OMS” incluye en primer lugar el “autoconocimiento”, definiendo este como ” la habilidad de conocer nuestros propios pensamientos, reacciones, sentimientos, qué nos gusta o disgusta, cuáles son nuestros límites, y nuestros puntos fuertes/débiles” y posteriormente valora como el deporte puede impulsar esta “habilidad” puesto que “la exigencia del esfuerzo físico nos obliga a conocer nuestros límites físicos y su conexión con los mentales, muchas veces más importantes que los primeros”. Estamos hartos de oír hablar de límites o de la usencia de ellos. “Where is the limit?” que dice Josef Ajram, máxima bajo la cual ha fundado incluso un imperio (con embajadores y todo). Pero realmente ¿Dónde está el límite? Yo misma, hace algunas semanas os hablaba en un artículo de que el miedo no sirve para nada. Y con esto aún sigo dando vueltas al mismo asunto. El caso es que con aquello no quería decir que ahora todos tengamos que convertirnos en unos temerarios por el mero hecho de que “el miedo es una tontería”. A lo que me refería es a que hay que tener claro que el miedo ha sido, es y será un mecanismo interesante, no sólo para los seres humanos, sino estoy segura que también para gran número de seres vivos, pues el miedo, esa alerta o ese “ponernos a la expectativa” es lo que nos ha...